Primera vez en la playa

Aquí estamos de nuevo con una nueva aventura de madre primeriza. Soy plenamente consciente de que pasa bastante tiempo entre entrada y entrada, pero la verdad es que, aunque me encanta escribir en el blog y contaros todas mis experiencias, como no vivo de esto tampoco es una prioridad en mi vida, así que lo hago cuando tengo tiempo. Además de hacerlo porque me gusta compartir mi experiencia, en cierto modo también es una de las cosas que hago por y para mí.

Bueno voy a dejar de enrollarme en mis divagaciones y vamos al meollo del asunto que viene siendo contaros como fue nuestra primera vez en la playa como familia y la primera vez que Draen fue a la playa.20180714_145701

Bueno como sabéis, yo soy de León, así que no vivo precisamente cerca del mar, aunque tampoco demasiado lejos (aproximadamente a unas dos horas en coche). Para ir a la playa, normalmente vamos a pasar el día a Asturias, que tiene unas playas preciosas y muy variadas. También sabéis que en nuestra familia somos 4: papá Ka, Draen, nuestra perrita Kali  y yo, así que como íbamos a pasar el día tampoco queríamos dejar a Kali fuera del plan. La idea era buscar una playa en la que pudiésemos pasar el día los 4 juntos, buscamos en internet playas donde admitiesen perretes y encontramos la playa perfecta: Playón de Bayas, que está muy cerca del aeropuerto de Avilés y es una playa de arena oscura larguísima. Tiene como 3 zonas, una nudista, otra “normal” por así decirlo y otra parte en la que se puede estar con perros, esta última zona es muy amplia por lo que es ideal para pasear con el perrito playa arriba y abajo. Además la playa cuenta con socorristas y duchas, incluso con unas fuentes con bebedero para perros, aunque el parking es bastante pequeño (para lo grande que es la playa), la única pega si vas con perros es que la zona de baño seguro (donde hay más vigilancia de socorristas) está en la zona donde no admiten perretes.20180714_145926.jpg

Bueno allí nos plantamos a las 11 de la mañana con nuestra sombrilla, el cortavientos, toallas, nevera, etc. Nos acomodamos lo mejor que pudimos, pues Draen estaba flipando con tanta arena (le encanta jugar con la arena en el parque). No tardó ni 5 segundos en llenarse de arena y eso que casi no tenía crema solar. Con respecto a la crema solar, ya le había embadurnado bien justo antes de salir, pero como os he dicho, son unas 2 horas de camino, por lo que obviamente hay que volver a echar al llegar a la playa y repetir cada cierto tiempo y al salir del agua. Creo que con Draen, el súper fan de la arena, lo más difícil es echarle crema, pues es una guindilla que no para de revolcarse, de dar patadas y correr. Creo que necesito una crema que repela la arena… así que si sabéis de ella, por favor dejádmelo en los comentarios 😀

20180714_145900Cuando se dio cuenta de lo increíblemente enorme que era la masa de agua que se encontraba ante sus ojos, se quedó flipando. A mi pequeño sirenito le encanta el agua, la del baño, la de los cubos, la de la piscina, incluso la de las fuentes de los parques (en cuanto te descuidas un segundo ya está corriendo a meterse en todas las fuentes que encuentra).  Pues al principio con las olas que vienen y van se quedó bastante alucinado y no sabía si quería acercarse o no, bastante desconfiado al principio, pero después de bastante ratito jugando a decirles hola y adiós a las olas ya se le fue pasando la desconfianza.

Si no habéis ido nunca a alguna de las playas de Asturias os diré que suelen tener corrientes bastante fuertes y peligrosas con olas altas y que empujan con mucha fuerza. Además los cambios de marea son muy bruscos pues de bajamar a pleamar puede haber hasta 5m de diferencia de profundidad en 6 horas. Por esto es muy importante sólo bañarse en las zonas delimitadas por los socorristas. También por eso casi todas las playas asturianas están llenas de surfistas durante todo el año.

20180714_124707.jpgPara que pudiese disfrutar del agua de mar de forma más segura, nos hicimos con una mini piscina hinchable que llenamos de agua de mar y dejamos al lado de las toallas, en todo lo posible protegida del sol por la sombrilla, piscina que acababa llena de arena todo el rato, pues uno de sus entretenimientos era coger arena a puñados y echarla al agua…

Así pasamos un maravilloso día en familia, en la playita. La verdad es que echaba muchísimo de menos la playa y el mar, que me encantan, y el año pasado al ser Draen tan pequeño obviamos totalmente este plan, muy a mi pesar.

Espero que os haya gustado la entrada y espero que proximamente pueda escribir más, pues se me están quedando en el tintero muchos temas que os quiero ir contando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s