BLW dentro y fuera de casa

Llevo semanas queriendo escribiros este post, pero por falta de tiempo no he podido hacerlo, asi que he ido ganando más experiencia en el BLW (el bebé come solo) y os voy a relatar mis truquillos para llevar este tipo de alimentación complementaria más llevadera, si cabe.

Ya os he contado en un post anterior nuestros comienzos con la alimentación complementaria y como al final nos decidimos por el BLW. Y hoy os voy a contar como hemos ido llevandola durante estos meses, tanto dentro de casa, como comiendo fuera.

Como muchas que habéis probado el BLW habréis averiguado, al dejar que el bebé coma a su ritmo y de forma autónoma, te encuentras con que dependiendo del tipo de alimento, el bebé se ensucia más o menos (bastante más que menos), pero no sólo se ensucia él mismo, si no que ensucia TODO lo que haya a su alrededor: trona, ropa, padres e incluso suelo. Y esto sólo con cosas solidas, no hablemos si tratas de que tu bebé empiece a “usar” una cuchara con purés, porque entonces te puedes enfrentar a tsunamis de puré por todo el lugar donde comáis.

Total que te pasas toodo el día barriendo y fregando alrededor de donde come el bebé, siempre y cuando no vivas con gallinas debajo de la trona cosa que normalmente no sucede, aunque las que tengáis mascotas comprobareis que según colocas al niño en la trona ahí estará tu animalillo de compañía para recoger amablemente lo que tu bebé tire al suelo, aunque tienes que fregar igualmente después.

20180406_1944243813994219741393817.jpg

Navegando por internet buscando una solución para el “entocinamiento” diario del suelo encontré la solución a todos estos problemas dentro del hogar: un recogedor de alimentos para la trona. Una especie de mantel plastificado que va pegado a la trona y que sirve para contener todo lo que vuestr@ retoñ@ decida tirar al suelo, siempre y cuando sólo lo deje caer, ya os digo que si le da por lanzarlo con fuerza saldrá fuera del campo de recogimiento, pero la mayoría caerá dentro. Esto sirve para dos cosas, una es no tener que estar fregando y barriendo a conciencia cada vez que coma y la otra es que lo que cae al recogedor, al no tocar el suelo, puedes volver a darselo. Cuando acabais de comer, se quita, se tira lo que haya caido y no haya querido y se limpia estupendamente, pues es como tela plastificada. El invento definitivo.

56c30e02b76c8-Num-Num-Pre-Cucharas-Tutete-4_l

Para empezar con las cucharas, me he hecho con este par, de la marca Num Num. Son unas precucharas, en las que se que adherido el pure y asi no va goteando, para que el bebé vaya iniciandose en el uso de la cuchara, de momento solo las he usado una vez con comida, y descubrí que aun no sabe por que lado tiene que comer, así que las estamos usando sin comida para que se familiarice con ellas, así que de momento los purés están desterrados de la dieta de Draen, aunque volveré a intentarlo en breve. Estas precucharas no sirven para la sopa, pues al ser tan líquida se derrama todo.

20180305_1430331740028400771444261.jpg

En la intimidad del hogar, mejor o peor, vas llevando la alimentación complementaria, pero qué pasa cuando, por la razón que sea, tenéis que comer fuera de casa. Pues si dependes de la alimentación complementaria “tradicional” de purés y cereales disueltos, pues no te queda más remedio que depender de ir con termos de pures o botes de potitos allá donde vayas. Con el BLW, como el niño come “comida” pues puede comer casi cualquier plato, siempre que hayas introducido los alimentos. Cuando hemos ido a comer fuera con Draen, intentamos pedir platos para nosotros de los que él pueda comer también, resulta bastante cómodo, la veerdad, pues no dependes de llevar siempre su comida. También puedes optar por un menú infantil, en la que el plato está más adaptado, pues suelen llevar menos ingredientes. En el caso de la primera fotografía era un menú infantil que consistía en macarrones (a lo que pedimos que no echasen tomate) patatas fritas y pollo, y se lo comió casi todo.

20180407_1417156508097169352978276.jpg

En esta otra foto, era un restaurante de estos de buffet, en el que le seleccionamos que comer: alitas de pollo, verduras a la plancha y arroz.

Para comer fuera de casa con un bebé debemos tener en cuenta varias cosas. Una de ellas es si el restaurante en cuestión tiene trona o no, pues si no tiene trona tendrás que ponerlo sobre ti para comer, lo que dificulta tanto su autonomía como la tuya, además de que te pringue entera. Otra cosa a tener en cuenta es llevar siempre un babero para el niño. A mi casi siempre se me olvida, como podéis ver, y después de comer hay que cambiarle entero de ropa… Pero el disfruta muchísimo comiendo con nosotros por ahí, y a nosotros nos encanta poder salir con él a cualquier lado.

Por cierto, una de las dificultades de comer por ahí, es que normalmente la comida de los restaurantes está condimentada. Bueno soy de la opinión de que ni adultos ni bebés deberíamos abusar de la sal, pues provoca enfermedades a largo plazo, no ocurre lo mismo con otros condimentos (ajo, orégano, pimienta, etc) que nosotros en casa empezamos a añadir a la comida del bebé. Con respecto a la sal, no podemos evitarla cuando salimos, pero tampoco salimos todos los días, así que creo que de vez en cuando un poquito no pasa nada.

Hasta aquí el tema de hoy, espero que os sirva de utilidad. Un beso enorme y nos leemos pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s