Porteamos

Cuando nació mi sobrino ví de cerca lo cómodo que resultaba el porteo, es la razón por la que cuando Draen nació estaba decidida a portear siempre que pudiese.

Sé que se puede portear desde el primer día, pero como mami primeriza que soy, al principio tenía bastante miedo, y no por que se cayese, si no por el ombliguito. Así que decidí probarlo una vez se le hubiese secado. A los 15 días empezamos con la práctica del porteo. Y aquí os voy a ir contando mi experiencia, y como digo mi punto de vista, ya que no soy asesora de porteo y mis conocimientos en la materia vienen mayormente de internet.

Mi primer instrumento porteador fue un fular tejido. Después de innumerables tutoriales en youtube, ensayando con un oso de peluche, me puse con ello. Al principio no era capaz de colocar al bebé y atarlo si no lo veía simultáneamente, así que sólo porteaba por casa. Me resultaba muy cómodo para hacer las tareas de casa mientras el niño dormía. Al poco tiempo de empezar a portear con el fular empezaron a subir las temperaturas drásticamente, y el niño cada vez que lo colocaba en el fular rompía a llorar con todas sus fuerzas mientras sudaba como un pollo. Me dí cuenta de que la tela del fular era muy gorda, por lo que daba muchísimo calor.

Así que nos encontramos con un calor insoportable y necesitábamos una solución fresca para portear en los próximos meses y no morir asfixiados, así que me lancé a la busqueda, y la única mochila que encontré con un tejido extratranspirable eran la de Babybjörn: la One Air o la We Air. Así que fui a comprarla y sólo encontré la One Air (Ergobaby sacó la suya justo un mes después), y esa compré. Cuando llegamos a casa la probamos y fue estupendo, Draen al ratito ya estaba dormido dentro de la mochila. Sé que muchos que leéis esto estaréis poniendo el grito en el cielo pensando en que estas mochilas supuestamente no son ergonómicas (ya ha habido gente por la calle que me lo ha dicho) pero voy a decir varias cosas a favor de la mochila:

  1. Es súper fácil de colocar, en 30 segundos ya la tienes puesta y al bebé colocado. Se
    ajusta perfectamente a tu cuerpo gracias a unas correas, y los broches para sujetarla son fáciles de usar y me parecen muy seguros.
  2. Es súper transpirable, ideal para días muy calurosos, su tejido es súper suave y cuando la lavas, se seca enseguida.
  3. Tiene varias posiciones, entre las que incluye la posición de recién nacido en la que el bebé adopta la posición de ranita (imagen en el enlace). Si es cierto que una vez que el bebé crece y pasas a otra posición, aunque mantiene las piernitas separadas, la posición en M se pierde un poco.
  4. Es muy cómoda para el que portea. Parece una tontería pero el fular carga mucho más la espalda y las lumbares se resienten muchísimo, con esta mochila no notas tanto el peso del bebé, ya que está más repartido.

Aunque he leído bastante por ahí que esta mochila no es ergonómica (aunque por lo visto es la mejor que ha fabricado Babybjörn) a mí me resulta muy cómoda y como he dicho, cuando la compré buscaba unas características muy específicas (que fuese muy fresca y transpirable) que hasta el momento no había sacado otra marca de mochilas.

Intento intercalar el uso del fular y la mochila, sobre todo ahora que vamos para frío. Y la verdad es que al niño ahora le resultan los dos métodos igual de cómodos. Vamos, no es que me lo diga, pero si que lo observo y va igual de contento en uno y otro, así que supongo que le gustan los dos, jejeje.

En mi búsqueda de información por internet he encontrado muchísimos artículos e información acerca del porteo y sobre sus beneficios, así como los beneficios del porteo ergonómico, pero sin embargo, no he hallado información acerca de que perjuicios podemos causar a nuestro bebé si utilizamos un porteo no tan ergonómico, así que hago un llamamiento a las gentes a que me proporcionen información al respecto, para poder estar mejor informada. 😉

Por último hablaros de otro sistema de porteo que hemos probado en casa, y es una bandolera de the BabaSling , por lo visto se puede usar desde el nacimiento (a modo de cuna) pero yo como más lo he usado es apoyando al bebé sobre la cadera. Como ventaja diré que es rápido de usar, en casa por ejemplo, pero como pega diré que se carga en exceso la espalda, sobre todo si el bebé pesa bastante (como es nuestro caso, que ya está rondando los 8 kg)
Hasta aquí mi experiencia con el porteo, de momento. Aunque seguiré investigando y probando más opciones y os iré contando. Un besito a todos y hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s