Los comienzos de la lactancia…

En mi recién estrenada maternidad uno de los retos más difíciles que he tenido ha sido el comienzo de la Lactancia Materna. Para mí, el hecho de convertirme en madre siempre ha ido unido a la lactancia materna,  ya desde pequeña cuando jugaba a ser mamá imitaba la lactancia. Así que como imaginareis, para mí la lactancia era tan importante como el mismo hecho de dar a luz.

Nada más nacer Draen, en el hospital, tuvimos una hora para favorecer el inicio de la lactancia de forma precoz. Y sí es cierto que el niño fue de forma instintiva a agarrarse al pezón y empezar a succionar, en ese momento pensé que todo estaba hecho y que no tendría muchos más problemas con la lactancia. Qué bonito se veía todo, pero estaba totalmente equivocada.

Después de esa idílica hora, cuando ya estábamos en la habitación llego el verdadero caos. Draen era muy dormilón, tanto que no se despertaba por hambre (nos habían dicho que pecho a demanda, pero que no dejasemos que estuviese mas de  3 o 4 horas sin comer). Así que teníamos que despertarle (lo que costaba mucho) para darle el pecho, y cuando se agarraba y se ponía a chupar se enfadaba mucho porque como sólo salía un poco de calostro y además de dormilón el niño salió bastante zamponete, pues lloraba muchísimo. Yo en ese momento no sabía si lloraba porque no le salía suficiente o porque no se enganchaba bien o por qué, así que me frustraba muchísimo. Yo preguntaba a todo el personal que pasaba por allí, pero nadie era capaz de darme una respuesta más alla del “Esto es así, paciencia y sigue poniéndolo al pecho, y si no siempre tienes el biberón”. Me sentía frustradísima, pero eso no iba a conseguir que abandonase mi cruzada pro-lactancia. Ell día que salía del hospital, por fin vino una matrona a preguntarme a ver que tal la lactancia, yo le conté mis dudas y problemas y su respuesta fue que hasta que no me bajase la leche (y que aún podía tardar unos días más) no me preocupase demasiado.

En la última toma que le dí en el hospital empezó a dolerme el pecho bastante intensamente, mi madre me dijo que eso era que me estaba empezando a bajar la leche y que era normal, pero al cambiar de pecho, el dolor era tan intenso que tuve que reitirar al niño. Yo que había leido bastante sobre el tema (ya os haré unas reviews de libros en otro post) sabía que no era normal que me doliese el pezón al darle el pecho, y que eso podía dar lugar a grietas y mas problemas, y lo más probable era que el niño no estuviese agarrandose bien.

La tranquilidad del hogar tampoco contribuyó a mejorar la situación. De repente me ví solísima con un bebé al que no estaba segura de poder o saber alimentar y cuidar apropiadamente, y yo que pensaba que lo más difícil ya había pasado. He de decir que el apoyo de mi marido, que no dudó de mi capacidad, fue de enorme ayuda para mí, y mi madre que se presentó en casa al día siguiente para salvarme del caos en el que estaba cayendo. El bebé seguía haciéndome mucho daño, así que yo le soltaba y volvíamos a intentarlo, y así durante toda la toma, en la que Draen lloraba, yo lloraba y me desquiciaba. De repente empezaron a asaltarme esas dudas e inseguridades sobre las que tanto había leido: “mi hijo no quiere mi leche”, “no voy a poder conseguirlo”, “no sirvo para dar el pecho”, etc. Pero aun así seguí intentándolo. Después de cada toma me untaba en lanolina el pezón para evitar las grietas, que al final acabaron surgiendo, debido a mal agarre del bebé. Casi una semana de lucha, de continuos agarres malos en los que yo le soltaba el pezón para volverlo a intentar. Así seguimos hasta que empezó a hacerme cada vez menos daño y por fin dejó de doler.

En muchas ciudades de España existen grupos de apoyo a la lactancia, “La Liga de la Leche“, con los que contactar, suelen hacer reuniones mensuales en las que se juntan madres lactantes, embarazadas  y familiares, donde se cuentan las experiencias de cada una, también hay monitoras y asesoras de lactancia que pueden ofrecerte ayuda. Yo fui a los 15 días de dar a luz (en León se reunen el primer sabado del mes por la tarde) y me fue de muchísima ayuda, ya que el hecho de compartir tu experiencia, tus miedos e inseguridades y ver que no eres la única que se siente así, ayuda muchísimo, así que recomiedo encarecidamente que si estáis dando el pecho o embarazada pensando en darlo, os paséis por allí, que seguro que aprendéis y ayudáis un montón con el simple hecho de compartir vuestra experiencia.

No diré que ahora sea un camino de rosas como muchas veces lo pintan, pero si es verdad que ahora disfruto mucho del tiempo que paso amamantando a Draen, y podemos decir que ya hemos superado el primer mes y espero que nos queden muchos más, porque estoy decidida a mantener una lactancia prolongada, siempre que Draen quiera.

2 Replies to “Los comienzos de la lactancia…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s