Quedarse “encinta”

¡Estoy EMBARAZADA! Menudo notición, para los que lo saben, claro, porque aún estoy de 8 semanas y no hemos querido difundirlo mucho en nuestro entorno.

Estábamos en la la luna de miel cuando tuve mi primera falta (…) pero con todos los nervios de la boda bien podría haber sido un simple retraso, al fin y al cabo habíamos dejado los métodos anticonceptivos hacía un mes. La verdad es que yo no me imaginaba que podría estar embarazada, pero mi recién estrenado marido decía con ilusión que estaba seguro de que sí. Estábamos en Sicilia y decidimos hacernos el test cuando regresáramos. El último día estábamos en Catania, había sido un día de locos con el coche (los italianos no destacan demasiado por su civismo  en la carretera) tenía los nervios de punta y para colmo había olvidado mis sandalias favoritas en el último hotel, así que no pude soportar mas la incognita y decidí comprar un test de embarazo y hacerlo inmediatamente (las 5 de la tarde) fuimos al hotel he hice el pis, esperamos unos minutos y salió algo que no se podía calificar de positivo, pero tampoco de negativo. Por suerte, en la cajita venían 2 test, así que, dando por hecho que estaba embarazada decidí corroborarlo a la mañana siguiente (con el primer pis, que está mas concentrado)

El segundo test no resolvió nuestras dudas, pues nos dió un resultado negativo. Así que me dije que sería un retraso, los nervios… Una vez que llegásemos a casa todo volvería a la normalidad y seguiríamos intentándolo, lo lógico no es conseguirlo a la primera.

Tras otra semana más, mi  menstruación seguía ausente, lo que empezó a asustarme. Nunca había tenido un retraso tan largo, y como daba por hecho que no estaba embarazada empecé a pensar que algo iba mal. Decidimos darnos otra oportunidad, pero esta vez lo haríamos bien: nos fuimos con una muestra de la primera orina a la matrona a que nos hiciesen alli el test. Tras 5 angustiosos minutos nos dió la ansiada noticia: ¡Vamos a ser padres! Estábamos de 6 semanas.

La matrona, la verdad un encanto, nos informó de todas las precauciones alimentarias y de los análisis que debo hacerme y nos informó de las primeras consultas y pasos a seguir. Después de eso la inmensa felicidad de que algo súper chiquitito está creciendo dentro de tí, y de que esa cosita tiene un poquito de tí y de tu pareja.

Decidimos decirlo solo a nuestros padres y hermanas, de hecho aún no lo sabe nadie más. Hemos tomado esta decisión por una principal razón, tenemos muchíííísimo miedo de que algo salga mal, y luego sería muy duro para nosotros tener que dar explicaciones a todo el mundo una vez que se corra la voz. La verdad, nos hemos informado en internet y hemos decidido empezar a  decirlo a nuestro entorno más cercano a partir de la semana 12, porque es cuando se reduce el riesgo, aunque siempre está ahí.

Ahora estamos en la fase de hacernos a la idea, a ratos con felicidad inmensa, a ratos con ansiedad, a ratos con un miedo terrorífico.

Dentro de poco os contaré los cambios y nuevos síntomas que voy sintiendo y que pasitos voy dando.

Besitoos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s